Los artículos que aparecen están relacionados con fotógrafos, publicaciones e historia de la fotografía.

domingo, 21 de febrero de 2010

La fotografía y las revistas Ilustradas durante la II guerra carlista

El primer libro ilustrado con fotografías originales fue “El lápiz de la naturaleza“, editado por Fox Talbot en 1844. Años después, en 1866, Alexander Gardner y George N. Barnard, dos fotógrafos que trabajaron en el equipo de Mathew Brady durante la guerra civil americana, editaron también otros dos libros ilustrados con fotografías originales: “Gardner's Photographic Sketchbook of The War” y “Photographic Views of the Sherman Campaign”.

Paralelamente fueron surgiendo las primeras revistas ilustradas, como The Illustrated London News que nació en 1842 y que en la década de 1860 llegó a vender hasta 300.000 ejemplares. También en esa misma época nacieron L´Illustration Française y la Illustrierte Zeitung, y en 1857 vio la luz en los Estados Unidos el primer número de Harper's Weekly. En 1843, el Semanario Pintoresco Español empieza a incorporar ilustraciones en sus páginas. Algunos años más tarde, a principios de los 70, inició su andadura en Madrid La Ilustración Española y Americana. En estas revistas trabajaban dibujantes y grabadores, cuya obra dependía generalmente de las fotografías que les enviaban. Estas imágenes no se publicaban en las revistas, sino que servían de modelo para realizar los dibujos que finalmente se imprimían. Normalmente eran los propios fotógrafos los que se desplazaban por su cuenta y riesgo para realizar las imágenes de los acontecimientos, ya que en esta época las revistas carecían de fotógrafos en plantilla.

Durante la II Guerra Carlista, revistas francesas como L´Illustration Française, en la que trabajo el colaborador y discípulo de Gustavo Doré, Esteban Pannemaker. Le Monde Illustré, L’Univers Illustré, españolas como El Cañón Krupp o La Ilustración Española y Americana, las inglesas The Graphic y The Illustrated London News, la italiana Nuova Illustrazione Universale y otras más publicaron numerosos grabados que en ocasiones copiaban de fotografías, dándoles en algunos casos sentidos diferentes al significado inicial de la imagen. Debido al elevado coste de la realización de los grabados, a veces varias revistas ilustradas llegaban a compartir las mismas planchas. Por ejemplo, las imágenes de la partida del cura Santa Cruz en Bera realizadas por Ladislas Konarzewski, fotografías de la defensa de Bilbao hechas por Charles Monney, fotografías de Lejarreta de Durango en las que aparece el Estado Mayor de Carlos VII, así como las de Francesc Savalls y el carlista catalán Mariano de la Coloma, fueron utilizadas conjuntamente por L´Illustration Française, La Ilustración Española y Americana y The Illustrated London News.

jueves, 18 de febrero de 2010

Nostálgicos de la fotografía

Recuerdo ahora hace unos diez años, solía pasar por el exterior de foto Kursaal en Donostia dos veces a la semana y siempre me encontraba con dos fotógrafos ya jubilados que se reunían en el exterior de la tienda para hablar y recordar viejos tiempos, los dos eran octogenarios. Por un lado, Jesús Marín Cámara, sobrino de Pascual Marín y también familiar del que fuera gran fotógrafo taurino y capeador Paco Marí.

Por el otro, su amigo y compañero Eustaquio Hernández Barrios, nacido en Valladolid pero afincado en Donostia desde 1952. Fue su tío Aristeo Barrios el que le introdujo en este mundo. Este último también había nacido en Valladolid y había estudiado fotografía en París. A su vuelta, se instaló en su ciudad pero al estallar la Guerra civil, fue perseguido por las tropas franquistas y tuvo que huir de allí con lo puesto. Finalmente llegó a Donostia, donde conoció a un farmacéutico que también huía y juntos montaron un comercio fotográfico en la calle Usandizaga del barrio donostiarra de Gros llamado Foto Reina. De ahí pasó al nº 5 de la calle Reina Regente y posteriormente al 2, lugar donde estaba Foto Kursaal.

Según comenta, Eustaquio entraba a trabajar a las 5 de la mañana. A esa hora tenía que revelar las fotos de carnet, que se hacían en placas de cristal y que eran alrededor de 30, para que el cliente las tuviera para las 9 de la mañana. Durante el día se dedicaba generalmente a foto de estudio ( militares, bodas,…) y venta de material. Salía a las 11 de la noche, después de haber retocado todas las placas de cristal y fotografías.

Jesús Marín recuerda que, con 12 años, a la salida de la escuela iba a trabajar con su tío a la tienda, que se encontraba donde está hoy el bar Bideluze.

Tras la guerra, entró en la tienda con su tío Pascual. En ella trabajaban ocho operarios, entre ellos un gran retocador, el aragonés Juan Varillas.

A partir de 1950, se instaló en Trintxerpe con Jesús Pemán, ahora jubilado y que más tarde seria fotógrafo del diario “ Deia”. “ En aquella época, hacíamos mucha foto industrial, hasta que el cura del barrio viajó hasta Alemania y se trajo varias cámaras fotográficas de las que Zarranz y Jarauta fueron sus primeros usuarios. Más tarde se pusieron por su cuenta en el mismo barrio”. A partir del cierre de la tienda, se dedicó a hacer fotos por colegios de toda la provincia junto al gazteiztarra Luis Arenaza, ya fallecido.

miércoles, 17 de febrero de 2010

Los cromos fotográficos de Henry Clay and Bock & Co, Ltd




Hacia mediados de los años treinta del pasado siglo, la empresa de tabacos Henry Clay and Bock & Co, Ltd., afincada en Cuba, ofrecía a sus clientes, a través de sus paquetes de tabaco, una serie de pequeños cromos fotográficos cuyas medidas eran 5x6 centímetros. Una de las series, compuesta por 1.500 cromos, recogía imágenes de diferentes ciudades del estado español y de algunos países del continente americano, como Guatemala, Honduras, El Salvador, Nicaragua, Costa Rica, Panamá, Colombia, Ecuador, Brasil, Uruguay, Chile, Argentina y Perú, entre otros. El álbum también incluye algunas imágenes de Euskal Herria. La colección, con todas las fotografías se puede encontrar en algunos anticuarios desde 600 €. Otras series fueron dedicadas a actores de Hollywood y a las banderas. Actualmente existen dos compañías de tabaco diferentes con el Nombre de Henry Clay, una afincada en La República Dominicana y la otra, en Honduras.

martes, 16 de febrero de 2010

Mª Angeles Goikoa argazkilaria



Kazetaritza ikasketak burutzen ditu Nafarroako Unibertsitatean eta argazkigintzako eta zinemako ikasketak Bostonen (EEUU).

Argazkilari moduan lan egiten du astekarietan; Punto y Hora de Euskal Herrian 1976tik 1978ra eta Eren 1979tik 1981ra. Baita ere, “La fuga de Segovia” (1981) eta “La conquista de Albania” (1983) filmetako prentsa arduraduna izan zen. Ondoren, 1984tik 1998 bitartean “Euskal Ekoizle Burjabeen Elkartean“ egin zuen lan.




Hainbat aldizkari eta egunkarietan lan egin du kazetari gisa, baita, Donostiako Nazioarteko Zinemaldian ere. Gaur egun, bere lanean ikus-entzunezkoen ekoizpena, liburu eta argiltalpenen disenua eta maketazioa ustartzen ditu.

Gaur egun, hamaika arrazoiengatik Mª Angeles Goikoak bere Canon F-1arekin eginiko irudi gutxi gelditzen dira.

miércoles, 10 de febrero de 2010

La Euskal Herria de 1908 de Paul Lancrenon


En los archivos franceses nos podemos encontrar a veces con verdaderas sorpresas fotográficas. Por ejemplo, el Ministerio de Cultura galo guarda 3.500 imágenes del que fuera general de división y fotógrafo aficionado Paul Lancrenon ( 1857-1922). En el archivo de Lancrenon se guardan imágenes realizadas desde finales del siglo XIX hasta principios de los años 20 del pasado siglo. En estos fondos hay fotografías de los viajes realizados por este militar por el continente europeo, en algunos casos en bicicleta. En su mayoría, se tratan de imágenes con vistas generales de valles, montes, pueblos, ciudades y ríos.

Lancrenon publicó algunos libros sobre sus viajes, como “ Trois mille lieues au la pagaie. De la seine au la Volga”, editado en 1898, e “ Impressions d´hiver dans les Alpes. De la mer bleue au Mont-Blanc” publicado en 1906.


Las revistas francesas de la época hacían referencia a las fotografías sacadas por Lancrenon en su libro sobre los Alpes. Este es el caso de “Revue critique d´histoire et de littérature”, que en 1906 comentaba las imágenes”.... hechas en pleno invierno, con una nieve profunda y donde las fotografías reproducidas en su mayoría son muy bonitas y de una finura y belleza extraordinarias ...”. Otras revistas como “ La Quinzaine coloniale” y “ La Géographie: bulletin de la Société de Géographie” y “ La Géographie: bulletin de la Société de Géographie" también elogian sus fotografías. En algunas librerías de ocasión de París todavía se pueden encontrar estos libros a partir de 60 euros.


Sobre Euskal Herria, nos encontramos con una veintena de imágenes, entre las que destacan las de Donostia realizadas en 1908 y en las que se ve la bahía, la playa y el puente de la estación. Ese mismo año la cámara de Lancrenon también tomó fotografías de Ipar Euskal Herria, como el castillo y el palacio de Andurain en Maule; la casa de Luis XIV en Donibane Lohizune; la cátedral, el puente y el puerto fluvial de Baiona; la iglesia de Urruña, así como vistas de Kanbo, Orzaize, Donibane Garazi, Muskildi, Askaine y Biarritz, entre otras localidades.

viernes, 5 de febrero de 2010

Víctor Txarola, el fotógrafo de la vida rural de Gipuzkoa




El 22 de marzo de 1985 moría a los 52 años en Donostia, Víctor Txarola, el fotógrafo de la vida rural de Gipuzkoa. Cuando contaba 15 años, Txarola dejó sus estudios y empezó a trabajar en el establecimiento fotográfico del navarro afincado en la capital guipuzcoana Félix Maturana, un amigo de la familia. Inició sus labores en el laboratorio y ayudando en el taller.
Sus primeras imágenes las tomó en las salidas montañeras que realizaba con su amigo el cocinero Juan Mari Arzak y de las que su familia guarda decenas de fotografías. Más adelante esas salidas se convirtieron en excursiones en moto y coche, pero siempre acompañado de sus cámaras y su perro.
A finales de los 60 se estableció por su cuenta y montó un laboratorio y taller fotográfico en el numero 2 de la Plaza del Centenario, en Donostia. Ya para esa época había entablado relación con fotógrafos como Paco Mari, El Marques de Santa María del Villar, Arturo Delgado y Sigfrido Koch entre otros.
A partir de los años 70 del siglo Pasado empezó a tomar imágenes de talleres y fabricas, al tiempo que realizaba colaboraciones para la prensa de la época en Donostia y Madrid. Sus fotografías se podían ver publicadas en catálogos, memorias de bancos y cajas, así como en folletos turísticos de la época.
Recientemente, el Ayuntamiento de Tolosa recogía en el libro” Tolosa Zahar-Berriak” imágenes realizadas por Víctor Txarola.
La mayoría de sus fotografías las tomaba con un equipo formato 6x6, Zenza Bronica y Voigtlander. Del extenso trabajo realizado por ese fotógrafo donostiarra han quedado miles de negativos y diapositivas de todos los pueblos de Gipuzkoa, de animales, del paisaje rural, así como vistas de los numerosos pueblos y ciudades que visitó. Hoy en día la familia, es la depositaria de este gran archivo fotográfico.