Los artículos que aparecen están relacionados con fotógrafos, publicaciones e historia de la fotografía.

lunes, 31 de mayo de 2010

Imágenes de Euskal Herria del conde Henry de Lestrange





Antiguamente, los viajeros ilustrados nos ofrecían a través de sus testimonios una visión particular de los lugares que visitaban. En muchos casos, esos textos iban acompañados de grabados o dibujos realizados in situ.
Con el nacimiento de la fotografía y a partir de 1840, algunos de estos viajeros utilizaban el daguerrotipo para documentar sus viajes. Es el caso del escritor Thèophile Gautier, que a su paso por Euskal Herria en 1842 escribió “…el sol se estaba poniendo cuando llegamos a Vitoria…..el coche se detuvo en el parador viejo, donde registraron minuciosamente nuestro equipo. Nuestro daguerrotipo, sobre todo, preocupaba a aquellos bravos funcionarios de aduanas y no se acercaban a él sino con las máximas precauciones y temiendo saltar por los aires…”.
A partir de la segunda mitad del siglo XIX y hasta finales de esa misma centuria, ya se tenía constancia gráfica de fotógrafos franceses e ingleses que viajaban por Euskal Herria, como es el caso de Jean Jacques Heilmann, Augote Muriel, Jean Laurent, Etienne y Louis Neurdein, Chusseau-Flaviens, Leon y Lévi y William Atkinson, entre otros. Donibane Lohizune, Sokoa, Baiona, Hondarribia, Pasaia y Donostia eran las poblaciones más fotografiadas por estos retratistas.
El conde Henry de Lestrange fue uno de esos fotógrafos que a finales del siglo XIX recalaron en Euskal Herria. Nacido en París el 29 de abril de 1853, este aristócrata francés fue administrador de las compañías de seguros EL Sol y El Aguila. También fue político y resultó elegido consejero general por el cantón de Saint-Genis-de-Saintonge el 15 de agosto de 1897 y reelegido en 1898 y 1904.
Fue un gran viajero y fotógrafo aficionado. Dejó cientos de imágenes de sus numerosos viajes por Europa y Egipto. De Euskal Herria nos han llegado una docena de imágenes de Hondarribia, Hendaia y Pasaia realizadas hacia 1896. Otra de las zonas más fotografiadas por Henry de Lestrange fueron los Pirineos.
Participó en los Salones de París de 1902 y 1909 y fue miembro del Photoclub París en 1902. De 1909 a 1913 perteneció a la Sociedad Francesa de la Fotografía. Murió en 1926.
Hoy sus imágenes se encuentran en los Archivos del Patrimonio Fotográfico, en París. En su mayoría son placas de cristal de 8,5x10 cm.

jueves, 27 de mayo de 2010

Las imagenes de Walery





Stanislaw Julian Ignacy ( 1863-1935 ), conde de Ostrorogaun, fue más conocido como Walery. Nació en Inglaterra, donde su padre era un conocido fotógrafo. En el año 1871, y en el transcurso del levantamiento de La Comuna, le enviaron a estudiar a París. Junto a pintores y artistas, Walery aprendió la técnica del retrato, así mismo realizó estudios de química fotográfica. Viajó con su cámara por Méjico y Sudáfrica, volviendo a Inglaterra a la muerte de su padre en 1890. Entre 1890 y 1900 trabajó con Albert Ellis en Londres, donde realizaron retratos a la alta sociedad, entre los que se encontraba la familia real. Son conocidos sus retratos de artistas y músicos, como el del violinista y compositor vasco Pablo Sarasate, que ilustra este artículo. Fue miembro de la Sociedad Francesa de la Fotografía, y sus imagenes de gran calidad se guardan en museos de todo el mundo.

lunes, 24 de mayo de 2010

La fotografía y los vascos en Cuba en el siglo XIX



Se tiene constancia de la llegada a La Habana ( Cuba ) del daguerrotipo después de haberse publicado un artículo en la prensa del 5 de abril de 1840. En concreto se pudo leer en “El Noticioso y Lucero”, y en el mismo se explicaba cómo esta máquina había llegado de París de la mano de Pedro Téllez Girón, hijo del Capitán General de la Isla.

El 3 de enero de 1841, Cuba se convertía en uno de los primeros lugares del mundo en inaugurar oficialmente un estudio comercial de retratos al daguerrotipo. Ese establecimiento se encontraba situado en la azotea del «Real Colegio de Conocimientos Útiles», en la calle del Obispo nº 26, de La Habana, al lado de la tienda «El Buen Gusto de París».

A partir de ahí, la industria fotográfica se empezó a desarrollar en Cuba como en otras partes del mundo, y aparecieron los ambrotipos, el papel a la albúnima, el ferrotipo, la cianotipia, el marfilotipo ( hecho sobre marfil ) entre otros procesos fotográficos. En la década de los 50 del siglo XIX aparece la “ carte de visite”, método patentado por Disdéri, y en Cuba aparecen diversas variantes en cuanto al tamaño de estas fotografías como son los molinatipos, bellotipos y mestreotipos, entre otras. Esta última variante fue realizada por el fotógrafo catalán Esteban Mestre. Por su estudió pasó, entre otros, José Martí.

Mestre fue el que realizó el ambrotipo ( proceso que se obtenía subexponiendo deliberadamente en la cámara una placa de vidrio emulsionada con colodión ) que ilustra este artículo y que es un retrato de Domingo Belaustegigoitia natural de Amorebieta, y que después de la I Guerra Carlista fue desterrado a Cuba, siendo en La Habana donde se hizo esta fotografía a comienzos de los años 50 del siglo XIX. En la casa natal de Belaustegigoitia se firmó el 24 de Mayo de 1872 el convenio de Amorebieta. Hoy en día la familia Goiria guarda esta imagen junto a otras de carácter histórico, así como documentos, y la mesa donde se firmo el convenio.

En 1859 aparece un listado de los daguerrotipistas en el Anuario y Directorio de La Habana. Entre ellos aparece la que sería la primera fotógrafa cubana conocida , Encarnación Arostegui, de origen vasco. En 1881 se abrió el primer taller de fotograbados, fototipia y fotolitografía en La Habana, y entre otros trabajos de reproducción fotográfica este taller realizó las ilustraciones en fototipia de Víctor Patricio de Landaluce, pintor natural de Bilbao afincado en Guanabacoa, para el libro “Tipos y Costumbres de la Isla de Cuba”.

Retratistas vascos en la Société Française de la Photographie



La Sociedad Heliográfica, fue una de las primeras sociedades fotográficas constituidas en Europa a mediados del siglo XIX y fue predecesora de lo que hoy en día conocemos como Société Française de la Photographie, fundada en París en 1854. Esta sociedad fue creada por un grupo de fotógrafos, aristócratas, científicos y artistas. Desde su fundación en el siglo XIX, tomaron parte fotógrafos como Bayard, Le Gray, Baldus, Le Secq y Nègre entre otros. Hoy en día la sede de la Société Française de la Photographie, se encuentra en la Biblioteca Nacional de París y cuenta con una colección de 100 daguerrotipos, 400 Calotipos, más de 10.000 originales de época y cerca de 50.000 negativos y positivos. La conservadora de esta colección es Anne Cartier-Bresson.

Curiosamente 6 fotógrafos afincados en Euskal Herria formaron parte durante el siglo XIX de la SFP. Luis Elorriaga, natural de Bilbao formo parte de la sociedad de 1859 hasta 1885, este fotógrafo tuvo su estudio en el nº 1 de la calle Princesa . Raoul Courtis afincado en Donibane Lohitzun entró en 1880. Tres fotógrafos profesionales que ejercieron en Iruñea tomaron parte así mismo en la SFP. Leandro Desages entro a formar parte en la SFP en 1856 y permaneció en ella hasta 1864. Según cita Arazuri en su libro Historia, fotos y Joyas de Pamplona. “ El Pamplones.Guia de la ciudad y manual de curiosidades.este librico es la recopilación exhaustiva de todo lo existente en 1863 dentro de las murallas de Pamplona.En él se enumeran los centros religiosos, oficiales,militares,recreativos,béneficos,sanitarios,así como la lista completa de establecimientos comerciales,artesanos e industriales de la ciudad , citando en el apartado de retratista – fotógrafos uno solo: Don Leandro Desages y Compañía en Baños de Palacio.” Se tiene constancia que a partir de 1881 ejerce como tal en Santander.

Emilio Pliego, natural de Madrid, se trasladó a Iruñea poco después de comenzar su carrera profesional, instalando su estudio en la Plaza del Castillo, aunque posteriormente cambió varias veces su ubicación.Ejerció como retratista hasta 1934, año en que cerró su estudio de Iruña. Según consta en la Société Française de la Photographie entró a formar parte de esta en 1887.

Leopoldo Ducloux, de procedencia francesa, se instaló en Iruñea entrando a formar parte de esta asociación en 1878. Su estancia en la capital Navarra es corta y se traslada a Donostia donde abre una galería fotográfica en el nº 16 de la calle Urbieta. A su muerte continuó con el estudio fotográfico su hijo Frederic.

En la década de 1870 fue cuando en Bilbo nacieron los grandes salones de fotografía, destinados al retrato. Es de destacar entre ellos el de Lázaro de Regil situado primero en la calle Ronda para trasladarse posteriormente a la calle Banco de España en Bilbao. Este fotógrafo estuvo afiliado hasta 1894 en la SFP.

Las Imágenes perdidas de Jesús Iglesias



Nacido en Lizarra en 1923, Jesús Iglesias se familiariza con la fotografía a través de sus amigos, en este caso de Tomás, familia que hoy posee un comercio fotográfico en la localidad, y de Joaquín García, practicante de Lizarra en la posguerra, con el que aprendió a revelar las placas y su positivado. Empieza a colaborar con la prensa en la década de los 40 y así sus imágenes las publica en medios como el Diario de Navarra y Pensamiento Navarro. Desplazado a Doneztebe y más tarde a Pau sigue colaborando como fotógrafo para diferentes medios de comunicación como el Sud-Ouest, Eclair Pyrénées, La République y la agencia EFE entre otros, hasta su jubilación. Jesús Iglesias falleció en Pau en el 2008 después de haber trabajado durante más de 50 años como fotógrafo de prensa, aunque sus negativos y positivos se perdieron en uno de los traslados de vivienda. De su época de Doneztebe, en la que fotografió personajes, fiestas, ferias y competiciones, la imagen desaparecida y que mayor aprecio tenía era la del aizkolari Latasa. En la imagen, realizada en los años 50 del pasado siglo, aparece el caserío Sarobe de Oiartzun.

sábado, 22 de mayo de 2010

La fotografía documental de Zabalozuazola Goya

Natural de Zerain, José Francisco Zabalozuazola nació el 19 de abril de 1878 en una familia de baserritarras, en la que era el mayor de tres hermanos. De su hermano pequeño José Mari se sabe que huyó a América desertando del ejercito español para no participar en la llamada Guerra de África.
No existen muchos datos biográficos, aunque por las imágenes que nos ha dejado queda patente su temprana iniciación en la fotografía.
Este inquieto baserritarra fue también aficionado a la música y solía tocar todos los domingos el armonio en la iglesia de Zerain, habilidad que aprendió de manera autodidacta.
A principios del siglo XX se trasladó a Bilbo, donde trabajó en un comercio relacionado con la alimentación perteneciente a la familia Zarrabeitia. Durante su estancia en la capital vizcaina, Zabalozuazola fotografió diversos edificios , la ría, el ferrocarril de la Robla, los puentes, el ayuntamiento, así como a sus amigos y compañeros de trabajo.
Tras regresar a Zerain, se dedicó a las labores propias de un baserritarra. Además, una de las tares realizadas por este fotógrafo aficionado fue la recogida de datos sobre las lluvias caídas en Zerain para el Observatorio Metereológico de Igeldo durante más de 20 años.
Durante esos años siguió cultivando la fotografía. Imágenes de su familia, sus amigos, panorámicas de Zerain y de los pueblos de su entorno, Segura y Mutiloa son algunas delas fotografías que nos ha dejado Zabalozuazola.
También realizó instantáneas de peregrinaciones a Lourdes, de Santander y Arantzazu. Destacan de este fondo las fotos de las romerías celebradas en la ermita de San Blas en Zerain, las tardes de los domingos, la procesión de Segura y las imágenes de vecinos de la zona, en algunos casos delante de sus caseríos. No faltan tampoco las imágenes de niños muertos. Muchas de las fotografías que contiene este archivo nos recuerdan a las sacadas por Felipe Manterola en Zeanuri o Eulalia Abaitua en su entorno.
José Francisco Zabalozuazola Goya murió en su pueblo natal el 16 de abril de 1961, cuando contaba 83 años.
Hay que destacar la labor realizada por su sobrino Jaime, también fotógrafo aficionado, en la tarea de conservación de este pequeño y muy interesante fondo documental, que hoy en día consta de 400 placas de cristal en formato 10x15 cm., así como de cientos de negativos en celuloide. También se conservan las seis maquinas que utilizó Zabalozuazola en el transcurso de su vida

Las salinas de Xomin Sourgens



Xomin Sourgens es un fotógrafo natural de Baiona. Su exposición las “ Salinas Grandes” en el norte de Argentina la hemos podido ver estos dos últimos años en algunas localidades de Iparralde. Son imágenes hechas en blanco y negro con una Hasselblad, siendo el formato del negativo de 6x6. No le gustan las cámaras digitales, ni el flash, este fotógrafo nómada como el se define aparte de la cámara de medio formato utiliza dos Nikon, la FM2 y la F100. Desde que se aficionó a la fotografía cuando contaba 17 años utiliza película TRI-X de Kodak. El descubrimiento de este paraje insólito, se debe a un viaje buscando a sus antepasados que se desplazaron por el continente americano. Durante los últimos tres años Xomin, se desplaza con su tienda de campaña a esta zona que se encuentra a una altura de 3200 metros, donde los hombres de dos pequeñas aldeas trabajan en la extracción de la sal , a mano, sin maquinas en condiciones muy duras por la altura, el calor y el reflejo del sol en el desierto blanco. Las 24 fotografías que expone Xomin, tienen un formato de 60x60 cm, y se componen de un autorretrato, retratos de algunos trabajadores y el paisaje blanco de las salinas. Asi mismo a las fotografías les acompañan algunos textos suyos y de Eduardo Galeano y Fernando Pessoa entre otros. Según el autor le gustan estos parajes, su silencio, su soledad y sus gentes. Antes de realizar estas fotografías en “ Salinas Grandes” había tenido la oportunidad de conocer y fotografiar las salinas de Uyuni en Bolivia.


Esta es su primera exposición, aunque ha hecho otros proyectos fotográficos, como es el caso de uno sobre el autismo realizado en Heleta (Nafarroa Beherea), le gusta trabajar solo, sin gente a su alrededor . Se siente atraído por las imágenes del fotógrafo francés Raymond Depardon y del checo Josef Koudelka



Aunque de formación autodidacta, proviene de una familia cuyo bisabuelo natural de Hasparren, Jean Baptiste Samson Partarrieu fue también fotógrafo, trabajó con los hermanos Lumiere, muriendo cuando trabajaba como reportero gráfico durante la primera guerra mundial. Viajaba en un globo aerostático realizando unas fotos para los hermanos Lumiere cuando un obús alemán derribo el globo.

lunes, 3 de mayo de 2010

Euskal Herria en los fondos de Detroit Publishing



La Detroit Photographic Company denominada años más tarde como Detroit Publishing Co., fue uno de los editores más importantes de imágenes de finales del siglo XIX hasta las primeras décadas de la siguiente centuria. Dos de los centros de documentación más importantes de EEUU, como son la Biblioteca del Cogreso en Washington y la Biblioteca de Nueva York, guardan entre sus fondos miles de fotografías de esta casa. Inicialmente las imágenes comercializadas por esta compañía se centraban en EEUU, paisajes, edificios, monumentos históricos, la industria y el transporte, entre otros temas. Así mismo creó algunas series sobre obras de arte.




Cuando se fundó la compañía en la década de los 90 del siglo XIX, adquirió los fondos de imágenes del fotógrafo William Henry Jackson, en los que destacaban sus espectaculares fotografías del parque Yellowstone y el cañón del Colorado. Además había fotografiado los ferrocarriles de 24 países para la denominada Comisión del Transporte del Mundo. Con la adquisición de estos fondos, Jackson entró a formar parte como socio de esta compañía, siendo sus negativos la base de la misma.

Hasta su cierre en 1924, la casa compró también archivos de negativos y envió fotógrafos por todo el mundo para ampliar su colección. Sus imágenes se comercializaban a través de los vendedores que viajaban con sus catálogos por correo y en el pequeño comercio.

Otro de los fondos adquiridos por la compañía Detroit fue el material de Photoglob Zurich. En 1889, la Exposición Mundial de París premiaba un proceso suizo para la impresión de fotografías coloreadas. Hasta ese momento las imágenes solamente se podían ver en blanco y negro. A partir del proceso desarrollado por la firma Orel Fussli&Co. a mediados de los años 80 del siglo XIX, la compañía puso en el mercado miles de fotografías impresas en color con vistas de todo el mundo utilizando el nombre de Photoglob Zurich

El número de imágenes que editó está compañía fue muy importante a lo largo de sus 30 años de existencia. En EEUU existen dos manuales para los coleccionistas de imágenes de la compañía Detroit. El primero de ellos fue editado en 1975 por Lowe, James L. y Ben Papelly, y otro fue publicado en 1994 por Nancy Stickels.

Euskal Herria también está presente en algunas imágenes comercializadas por la compañía Detroit. En ellas aparecen poblaciones como Baiona, Biarritz, Donostia u Hondarribia. Asimismo, editó imágenes coloreadas y en blanco y negro del frontón Jai Alai de La Habana, inaugurado el 7 de mayo de 1901 gracias al empeño del vasco Basilio Sarasketa.