Los artículos que aparecen están relacionados con fotógrafos, publicaciones e historia de la fotografía.

jueves, 31 de diciembre de 2009

Las imágenes de Ladislas Konarzewski



Algunas de las fotografías más relevantes de la II Guerra Carlista fueron realizadas por el fotógrafo polaco Ladislas Konarzewski. Nacido en 1823 en Bielk, una población situada al nordeste de Polonia muy cerca de Lituania. De carrera militar, este oficial y aristócrata del Ejercito polaco participó en el levantamiento contra los rusos, que invadían Polonia en 1863. Formó parte del Estado Mayor del Ejercito Polaco y una vez aplastada la insurrección por los rusos, y condenado a muerte se tuvo que exiliar. Inicialmente lo hace en París y es según su bisnieto Jean Marie Ladislas Srive-Loyer Konarzewski, donde el militar exiliado y aficionado a la fotografía toma contacto con los carlistas. En 1865 se instala en San Juan de Luz y se casa en Irún con María Ithurbide del caserío del mismo nombre situado en Urruña, una población muy cercana a la frontera.

A finales del segundo Imperio instala su estudio en San Juan de Luz en el último piso de una casa que compra en la calle Garat esquina Courtade. En el estudio, utiliza la luz natural como elemento base para sus fotografías, para lo cual acristala el techo y laterales utilizando unas cortinas correderas que controlan la luz, así mismo instala tres decorados que sirven para los retratos que realiza. Ladislas Konarzewski se convierte en un gran retratista y así mismo fotografía el paisaje urbano y marítimo de San Juan de Luz, Bera y Hondarribia. Con un alto nivel técnico, y con formación de dibujante y pintor (acuarela y guache), retocaba los clichés no solamente en los retratos sino también los paisajes, sobre todo marítimos, lo cual era habitual para conseguir los efectos de olas o nubes" [1].

Durante la II Guerra Carlista recoge con su cámara retratos de personajes y voluntarios carlistas, aunque quizás su foto más conocida sea la de la partida del Cura Santa Cruz realizada el 8 de Abril de 1873 en una huerta de Bera. La imagen apareció ese mismo año en el mes de mayo en la revista La Ilustración Española y Americana en forma de grabado. Pío Baroja escribió de estas imágenes lo siguiente: “Del tipo de cabecilla se puede juzgar por sus fotografías. Santa Cruz se retrató distintas veces, solo y en grupo con sus gentes. Varias de estas fotografías las hizo un fotógrafo de San Juan de Luz, cuya casa aún subsiste, Ladislao Konarzewski. Yo fui a ver a ese polaco hace unos años y pregunté si guardaba los clichés de las fotografías de los carlistas, pero no los tenía. Entre los retratos hay uno de Konarzewski, que ha publicado hace días un semanario, en que el cabecilla está solo; otro en que se encuentra en compañía del vicario de Tolosa y de otro cura que creo que es de Orio. En estos dos retratos está el cabecilla ya en funciones, con traje de faena y larga barba. Hay otro retrato que publicó la Ilustración Francesa en 1873 en que aparece Santa Cruz afeitado y en hábito eclesiástico. De las dos fotografías en grupo, una es de Santa Cruz con su guardia negra y está hecha en una huerta de Bera de Bidasoa, la otra, en que se halla rodeado de sus principales cabecillas, está sacada en San Juan de Luz, en casa Konarzewski“. En este texto queda patente que Pío Baroja habla de las fotografías sacadas también por Ferdinand Bérillon.

De las tres imágenes que se conocen del cura Santa Cruz realizadas por Ladislas Konarzewski, dos aparece con su partida y una en solitario. Para hacer la imagen en la huerta de Bera según su bisnieto Jean Marie Ladislas Srive-Loyer Konarzewski el fotógrafo tuvo que pagar unos cientos de reales al Cura Santa Cruz [2]. Los negativos de estas fotografías, según se desprende de la propia familia, se vendieron. Es posible que Laurent hubiera adquirido la imagen de Santa Cruz en solitario, ya que se encuentran copias firmadas por este fotógrafo francés. Ladislas Konarzewski muere en 1895, sucediéndole en el negocio su hijo mayor Jean Ladislas (eran diez hermanos). El archivo fotográfico perteneciente a Konarzewski, fue destruido por la propia familia al cerrar el negocio.



[1] Entrevista con Jean Marie Ladislas Srive-Loyer, en San Juan de Luz el 21/07/03

[2] Entrevista con Jean Marie Ladislas Srive-Loyer, en San Juan de Luz el 21/07/03


Oiartzungo oroimen grafikoa


  Oiartzungo lehen argazki erreferentzia Urtxale etxean, gaur egun   Donibane kalea 7, jaiotako Manuel Lekuona pilotariaren irudiari zor   zaio, 1865. urte inguruan, Ferdinand Berillon argazkilari paristarrak   Baionan zuen estudioan egindako argazkiari. XIX. mendeko beste   erreferentzia batzuk II. Karlistadako argazki batzuk izango dira;   Nafarroako Bera herrian Santa Krutz apaizaren jarraitzaileei ateratako   argazki batean Ergoien auzoko Sarobe baserriko Iriarte azaltzen bait da.
  Oiartzungo argazkilaririk emankorrenetariko bat Toribio Noain izango   da, 1878. urtean jaioa berau. Honen argazki gehienak Rafael Picabea   oiartzuarrak Donostian editatzen zuen “Novedades” aldizkari grafikoan   argitaratu ziren 1909 eta 1929 urte bitartean. Bere argazkien artean   aipagarrienak, astekari horretan bertan argitara emango diren   Arditurriko burdin meazulotakoak dira. Batzutan Urkabe goitizena   erabiltzen zuen, Toribio Noain aurreko mendeko 40. Hamarkadan editore   ere izan zen, eta baita Gipuzkoako Argazkigintza Elkarteko   bultzatzaileetariko bat ere.
  Ricardo Martin argazkilari donostiarrak 20. hamarkadan Oiartzunen   ospatzen ziren ekitaldi erlijiosoetan ateratako irudiek ere aipamen   berezi bat merezi dute. Hain atsegingarriak ez diren beste batzuk   Pascual Marin tuterarrak 1936. urtean Ergoien aldetik sartu ziren   ejerzito frankistari eginak izango dira.
  Gerra ostean, Dionisio Martiarena argazkizaleak bilduko ditu   Oiartzungo ekitaldi sozialak, batez ere erlijio izaera zutenak. Urte   batzuk geroago, Rafael Labandibar argazkizale eta argazkilari   dokumentalistaren eskutik jasoko da argazkietan gizarte mailako bizitza.
  Oiartzungo jaiei buruzko liburu hau berria da oso. Bi argazkilari   handik sinatzen dute halere; batetik, Oskar Zapirain, bere inguruko   bizitza soziala ongi jasoko du eta askotan bere irudiak antropologia   balio handiko dokumentu izango dira, eta bestetik, Ander Gillenea,   fotokazetaria, bere argazkiak argitalpen garratzitsuetan argitara eman   izan ditu.